viernes, 18 de marzo de 2011

Clásicos de biblioteca de aula

Estos son algunos de los libros clásicos que el otro día cuando los contaron en clase, me encantaron y ahí dejo brevemente una síntesis. "Enamorados" me encantó, ¡ qué cosas se les ocurren a los niños! y por supuesto, "¿A qué sabe la luna?". Este último, me han hablado muchísimas veces de él y hay muchísimas formas de poder contarlo. EStos dos libros, han sido mis últimas adquisiciones.




 "Enamorados": (Rebeca Drautemer) Es una historia real en el aula. Cuenta que hay una niña que se llama Salome que llega a su casa muy enfadada porque un compañero se mete con ella y la tira del pelo.  La madre dice que se lo diga a la profesora, pero que no le de importancia porque a lo mejor Ernesto está enamorado. Entonces salome de tres años cuando llega a la asamblea…pregunta a la profesora que es eso de estar enamorado y entre todos los niños van diciendo cosas sobre lo que es estar enamorado.  Los libros como estos, son los más bonitos ya que nacen de observar y
escuchar a los niños.

                                           


      "¿A qué sabe la luna?":(Michael Grejniec) es un libro en el que el niño no se puede identificar con nadie, pero trata temas que a los niños les interesan. Es el cuento que más se ha trabajado de todas las formas. Las ilustraciones son increíbles. Y desde el punto de vista de la literatura y da mucho juego.

    
                                                                     

                                                                                                                                         

                                          
 "Un culete independiente":
(José Luis Cortés) es un cuento didáctico con psicología infantil, y se puede contar haciendo hincapié en el didactismo o en el humor.
La historia la protagoniza César Pompeyo, un niño que cada vez que se porta mal, su mamá le da unos azotes en el culete, hasta que un día culete harto de recibir azotes, abandona a César Pompeyo, el cuál se queda muy triste.


"El topo que quería saber quien se había       hecho aquello en su cabeza": (Werner Holzwarth/Wolf Erlbruch)    Un día el topo salió de su madriguera y le cayó una cosa marrón en la cabeza y se enfadó muchísimo y fue en busca del culpable. ¿Lo encontrará?

1 comentario: